COMUNICADOS

Carta de nuestro presidente

By agosto 22, 2019julio 30th, 2020No Comments

Los desafíos y las oportunidades del sector eólico en Argentina

La Cámara Eólica Argentina (CEA) es una asociación civil que nace a fines de 2017 con el fin de favorecer el desarrollo y la potenciación del sector eólico argentino. Su visión, la energía eólica será la tecnología líder en la transformación de la matriz energética en la República Argentina, encaminando al país a un futuro energético verdaderamente sostenible basado en tecnologías renovables autóctonas, no contaminantes y a precios competitivos. Su misión, a través de una comunicación efectiva y su participación en los procesos de toma de decisiones políticas, la Cámara Eólica Argentina busca facilitar políticas e iniciativas nacionales e internacionales que fortalezcan el desarrollo de los mercados, la infraestructura y la tecnología argentina y mundial de la energía eólica.
Para lograrlo, la CEA lleva adelante un plan estratégico que busca promover los mejores intereses conjuntos del sector de la energía eólica. De esta manera, sus gestiones se encuentran directamente orientadas a mantener el protagonismo en las conversaciones con los diferentes interlocutores del sector, brindando apoyo técnico y datos fiables de primera mano acerca de la industria, influir en la creación de iniciativas y políticas a favor del mantenimiento y desarrollo del sector, apoyarse en los mercados maduros y consolidados como motor internacional para su crecimiento local y la incorporación de las mejores prácticas, mediante la coordinación con organizaciones y empresas nacionales, regionales y mundiales, y comunicando activamente los beneficios y el potencial de la energía eólica como fuente de crecimiento económico, sustentable y energético competitivo nacional.

La CEA está formada por más de 20 empresas socias, que reúnen a los más importantes generadores, tecnólogos y fabricantes de componentes eólicos presentes en Argentina. Como ejemplo de su representatividad, los generadores agrupados en la CEA representan más del 70% de la potencia instalada nacional proyectada. Los miembros activos de la CEA son PCR, Genneia, Vestas, Grupo Frali, Nordex Acciona, GRI Calviño Towers, Pan American Energy, Aluar, YPF Luz, Parque Eólico Arauco, Siemens Gamesa, Hychico, Haizea-SICA, Tregal, Central Puerto, Eoliasur, Enercon, NewSan, Total Eren, GE y AES.
El sector eólico argentino creció notablemente en los últimos años. La promulgación de la Ley del Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables de Energía destinada a la Producción de Energía Eléctrica (26.190/2006), y su posterior modificación (Ley 27.191/2015) permitieron sentar las bases para el desarrollo de la generación de energía a partir de fuentes renovables. El compromiso de lograr para 2025 una contribución de al menos un 20% del consumo nacional en energía provenientes de fuentes renovables, y la obligatoriedad de los Grandes Usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista por cubrir parte del total de su consumo de energía eléctrica proveniente de fuentes renovables, fueron las premisas que impulsaron el vertiginoso crecimiento de la energía eólica en el país.
Actualmente, Argentina ocupa el segundo lugar en Sudamérica, luego de Brasil, como generador de energía eólica, con más de 2.000 MW de potencia instalada proveniente del viento, volumen que se proyecta duplicar para el próximo año. En el sector eólico se han invertido, aproximadamente, unos 1600 millones de dólares para el desarrollo de parques en todo el territorio argentino.
Nuestro país tiene una oportunidad única desde el punto de vista energético, porque tiene vientos de la mejor calidad de los posibles en el mundo, superando a países con un desarrollo muy superior de la industria eólica. Con presencia importante en ocho provincias, entre las cuales se encuentran Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén, La Pampa, Buenos Aires, Córdoba y La Rioja, la energía eólica genera actualmente alrededor de 4,7 GWh anuales, lo que equivale al consumo de más de 1.500.000 hogares, y evita así la emanación de más de 2,3 millones de toneladas de CO2 por año.
La posibilidad de crecimiento de la industria es exponencial e inminente, lo que se hace necesario asumir compromisos que aseguren el desarrollo del sector. Por un lado, invertir en infraestructura que permita la expansión del sector y el cumplimiento de la legislación vigente, ampliando por ejemplo la capacidad de las redes de transporte del Sistema Argentino de Interconexión (SADI). Por el otro, mantener un marco normativo estable a lo largo del tiempo que permita seguir incrementando el volumen de inversiones. De esta manera, el mercado estará preparado para enfrentar los desafíos de demanda energética que vendrán de la mano de los nuevos hábitos y tecnologías, y reducir la dependencia de las fuentes convencionales, complementándolas, y a su vez, permitiendo la generación de divisas mediante la exportación tanto de petróleo como de gas.
Mediante la generación de energía limpia, la industria eólica genera además empleo calificado tanto en la construcción como en el mantenimiento y la operación de los parques eólicos, siendo una de las industrias de mayor crecimiento en cuanto a la necesidad de recursos humanos formados.
Nuestro gran desafío como Cámara y sector es posicionar a la energía eólica como una fuente de energía competitiva, a través de la implementación de tecnología de vanguardia, el desarrollo de industria nacional, la generación de riqueza y empleo local, y contribuir al desarrollo sostenible.
El recurso eólico dejó de ser solamente una fuente de energía renovable que permite generar electricidad con un bajo impacto ambiental, sino que además se ha convertido en una fuente de generación alternativa y necesariamente complementaria a las ya existentes, que permitirán lograr el autoabastecimiento energético nacional y cumplir con las metas de reducción de emisiones comprometidas por nuestro país. Es nuestro rol como Cámara apoyar y promover los esfuerzos del sector por hacerlo realidad.